Regresar al cuento

Un cuento muy gracioso. Me ha gustado sobre todo el desajuste entre la mirada crítica del que está haciendo el relato y lo absurdo, en la ficción, de sus preocupaciones humanas (nutrición), preocupaciones que dejan el lector con una imagen de una farolera misteriosa y al mismo tiempo cercana.
santuccih@hotmail.com

Deseo felicitar el ingenio y creatividad que le ha dado a su relato, la verdad es que al inicio me pareció muy del siglo XIX, pero la trama se desarrolla rápidamente y te das cuenta cómo el narradador se sumerge en el diálogo de la protagonista y termina él las palabras de ella sigue adelante.
Eugenio Rebolledo Jerez, quenorebo@entelchile.net

Me gustó mucho la interacción Escritor-Lector, y la forma en que la historia principal pasa a un segundo plano de menor importancia con respecto a la conversación entre el narrador y el lector, y por supuesto la aparición de la infaltable y nunca bien ponderada esposa del escritor, quien como toda ama de casa, se preocupa por lo que cenarán esa noche y le reprocha la falta de dinero y el desperdicio de una gran oportunidad. Es..., la vida cotidiana de todo escritor frustrado. Felicito al autor por este maravilloso cuento.
RikchardFox, Depoetas@Hotmail.com, Argentina

Me gustó y agradó mucho el cuento, en una forma sencilla y a la vez llena de contenido se narró el como una señorita se enamora de alguien ya fallecido, recordado por una estatua. La vista es un privilegio de la vida, que por nada debemos de descuidar. Felicidades, un buen contenido, una buena narración.
Zahamyra Bautista, Zaham_bauti@hotmail.com, Cd. Victoria, Tamaulipas, México

Es un cuento muy gracioso ya que en un pincipio se re que en realidad es una persona y ya al final muestra que no. Fue muy divertido leerlo y espero encontrar otro igual.
Luz Méndez

Regresar al cuento