Regresar a la portada

La huésped

Una vez encontré una tortuga en mitad de la carretera. Parecía cansada y portaba numerosas maletas sobre su agrietado caparazón. Detuve mi coche y le pregunté hacia donde se dirigía.
—Voy buscando un hogar —me dijo.

Le ofrecí compartir con ella mi pequeño apartamento.
—No es gran cosa, pero para los dos bastará —le aseguré.

Ella se negó a viajar en el asiento delantero y hube de ponerla en el maletero, porque me aseguró que la oscuridad del mismo la reconfortaría y así podría dormir durante el tiempo que durase el viaje.

Cuando llegamos a casa la acomodé en la cocina, en un rincón del fregadero, para que tuviese siempre la humedad que necesitaba. Le pregunté por su nombre y, como no tenía preferencia por ninguno en concreto, acordé llamarla Ninja, en memoria de la mítica serie de dibujos animados.

Ninja era una huésped silenciosa, de trato tan fácil que apenas se notaba que estaba en casa. Poco a poco, me fui olvidando de su presencia y comencé a amontonar los cacharros sucios de la cocina en el fregadero, como cuando vivía solo. Al principio, Ninja se quejaba de la invasión de su espacio, aunque pronto aprendió a surtirse de los restos de comida de la vajilla ya que, en mi despiste, había dejado de comprarle otros alimentos.

No me di cuenta de que Ninja estaba aumentando prolijamente de tamaño, ajeno como vivía a su presencia, hasta el día que la encontré en la bañera, tomándose un baño con mis sales favoritas.
—Si no te importa —me dijo— prefiero acomodarme aquí, habida cuenta de que tú tienes tu propia ducha en tu cuarto.

Aunque el jacuzzi estaba en el baño principal no puse ninguna objeción, pues era poco el tiempo que yo tenía libre, mientras que ella vivía en casa.

Pasaron días, o tal vez semanas, y una noche me la encontré metida en mi cama.
—Tengo frío, y pensé que podía encontrar calor a tu lado —objetó.

Desde entonces, Ninja ha anidado en mi cama. Pronto seremos más, y no le convienen mudanzas en su avanzado estado.

Manuela Vicente Fernández, España © 2017

http://www.lascosasqueescribo.wordpress.com

enmafernan@gmail.com

Manuela Vicente Fernández nació en Orense, España, en 1970. Es miembro del colectivo literario "Valencia Escribe" (España) y colaboradora de la revista digital del mismo nombre (http://www.yumpu.com/es/valencia_escribe). Ha publicado en la revista argentina Extrañas Noches –Literatura Visceral. Escribe fundamentalmente relato y poesía, y ha sido representada en recitales poéticos de la Comunidad Valenciana. Su obra ha sido galardonada con premios como el Segundo Premio del III Certamen Internacional de Microrrelatos Ribeira Sacra 2015, fue finalista en el I Certamen de Relato Breve del Semanario Las Nueve Musas 2016, y finalista en el I Certamen de Relato Breve Luna Literaria 2016. Seleccionada por editoriales como Ojos verdes Ediciones, o el colectivo literario Canyada d’Art para diversas antologías. Ha publicado también en libros colectivos, y colabora habitualmente en redes y páginas literarias, al igual que en blogs de escritura creativa.

Para enviar un comentario sobre este cuento pulsar [AQUI]

Para ver lo que los lectores han dicho sobre este cuento pulsar [AQUI]

Regresar a la portada