Regresar a la portada

Continuidad en febrero

A Johanna... que, en Agosto, me sacó de Febrero.

A todos ustedes, les confieso una sola cosa: a través de toda mi predecible y exangüe existencia lo único que aprendí a hacer más o menos bien, fue tachar en el almanaque de turno -siempre a la misma hora: once de la noche, adormitado en el descansillo de mi lúgubre vivienda y con la insustituible ayuda de un plumón obscuro- el nuevo día de vida que volvía a  malgastar (para variar)... He pasado así años, quinquenios, décadas... He tachado en forma recurrente días tan disímiles como el 6 de enero, el 14 de julio, el 11 de septiembre y el 25 de diciembre. La ceremonia nocturna siempre fue fugaz y, como es válido prever, nunca se presentaron percances ni sobresaltos de laya alguna; pero, hoy, que me encuentro con el número 30 en el extremo superior izquierdo del mes de febrero, presumo que las cosas andan mal. Ignoro si a este almanaque le sobra un día o si esto tal vez es una mera ilusión mental mía... He llegado a suponer que, si el 30 de febrero no existe, entonces es válido concluir que yo tampoco soy un ente al que el hombre de a pie pueda llamar 'viviente'.

Bueno, he optado por lo que podría catalogarse como el mal menor: no atentaré contra mi rito diario, sería como escapar de la rutina (y eso, ¡por Dios!, es lo que nunca he pretendido hacer). Por eso tacharé el 30 de febrero... Pero si mañana no saben de mí, ¡por favor!, eviten inundarse de desenlaces pesimistas, les juro que con mi pesimismo basta y sobra. Por lo demás les ofrezco mis rendidas excusas. Gracias.

NOTA: A este escueto -pero honesto- testimonio que resume magníficamente mi hoja de vida, he decidido llamarlo CONTINUIDAD EN FEBRERO, pero creo que ustedes, visitantes intemporales, quizá puedan ayudarme a darle un mejor nombre.

Marcus Riga

30/02/02

Orlando Mazeyra Guillén, Perú © 2006

mazeyra@gmail.com
http://orlandomazeyra.blogspot.com/

Lo que el autor nos dijo sobre el cuento:
El día que escribí CONTINUIDAD EN FEBRERO anduve sumergido en la lectura de dos historias de distinta factura: LA SEGUNDA JUVENTUD de Luis Loayza y CASA TOMADA de Julio Cortázar. Recomiendo ambos relatos que nada tienen que ver con el mío que, me parece, nace de mi aversión a la monotonía, de mi rechazo a una vida uniforme y sin sobresaltos. Marcus Riga tenía (¡tal vez sigue teniendo!) una vida como la de muchos seres humanos: predecible y aburrida hasta la exasperación (un almanaque tuvo que sacudirlo y, por un día, redimirlo de esa rutina embrutecedora). En el fondo, lo detesto visceralmente porque él y sus almanaques tienen mucho de mí.

Para enviar un comentario sobre este cuento pulsar [AQUI]

Para ver lo que los lectores han dicho sobre este cuento pulsar [AQUI] Otros cuentos del autor en Proyecto Sherezade:

  • URGENTE: Busco un retazo de felicidad
  • El crepúsculo nunca viene solo
  • Cuando ya no tengas secretos
  • Acariciando el premio mayor
  • La dulce espera
  • Un café en El Capriccio
  • La prostitución de las palabras
  • La consulta hostil
  • Solosín
  • Mutilaciones
  • La Compañía de Jesús
  • Cuero de chancho
  • El Chevrolet verdolaga
  • Uña y mugre
  • Historia del ruido
  • Scorsese se enamoró en Pimentel... y nadie lo quiere creer
  • Las cartas que no leerás
  • La ciudad de los canales

    Regresar a la portada